Esta locura interminable de tenerte entre mis brazos, de sentir tus manos atadas a las mías, y los corazones latir al compás del tiempo que se consume en cada beso.

Te volviste tan dueña de mis pensamientos como el aire se volvió indispensable en mis pulmones.

Tienes esa sonrisa que Da Vinci no podría alcanzar a pintar, y esa poesías en tu mirada que Neruda robaría para hacer 20 poemas de amor más.

Una mujer es la mejor inspiración en la vida y tu eres en la mía por eso te quiero tanto por ser la musa de esta locura llamada amor.

Pao