Para mi punto de vista, las universidades no deberían pretender enseñar por completo a los estudiantes, pues al momento de llenar de conocimientos explícitos la mente de los jóvenes o educandos, se limita la capacidad de aprender por experiencias, tal como pasa con los niños en sus primeros años de vida.

Si bien es cierto que lo que más se utiliza en la vida profesional es lo aprendido en la universidad, es necesario que esta, utilizando conocimientos explícitos, sea una guía para que los estudiantes por medio de las diferentes experiencias, aprendan cosas nuevas, y que de seguro serán los aprendizajes que más valor tendrán.